miércoles, 21 de abril de 2010

Crónica del curso de Güejar Sierra por Guillermo Balderas, 2º dan Aikikai (magnífico organizador). Gracias por todo Guille.

Sublime,

Para mi este es el adjetivo que mejor define el I Seminario Nacional de Aikido Cuna del Genil, celebrado en mi Güéjar querido.

Sábado, 10.00 de la mañana, comienza a llegar la gente, un pensamiento permanece en mi mente, “después de tanto esfuerzo todo debe de salir bien”. Algunos preparativos fallan, pero hay están los compañeros y compañeras de la familia MUSUBI, a todo el mundo le parece que todo está perfecto, todo el mundo colabora para que salga perfecto y como consecuencia directa todo sale a la perfección. No porque no existen fallos, sino porque se realzan y aprecian las cosas que si que salen bien. Y si existe bondad se demostró en este día, especialmente vosotros, en la sombra pero iluminando ese camino oscurecido por una pequeña lesión, mis compañeros y compañeras, mis alumnos y especialmente, Gracias Mario y Helena, sin vuestra ayuda…, no quiero ni pensarlo.

El curso comienza, la gente se relaja, la energía fluye y yo desde mi posición impuesta por el destino, puedo tener un punto de vista diferente, una visión del curso aparente, una sensación que me hace sentirme feliz en el desasosiego, feliz de sentir desde el exterior la grandeza del Aikido, de vosotros y vosotras. Descubro la cara de la gente de Güéjar, asombro, incredulidad, todo junto, no se, lo cierto es que a nadie deja indiferente.

Pasan los minutos, las horas, y yo me reafirmo, descubro que la cabecera de mi blog no son palabras escritas al azar. Puedo sentir la serenidad en la práctica, esa serenidad que me aporta el Aikido cuando yo también lo practico. Toda la sala se contagia de una sensación de Paz que sobrecoge y envuelve a todos los presentes. Se da uno cuenta de la perseverancia de la gente en la práctica, que aún practicando cada día han decidido aparcar sus vidas durante este fin de semana y continuar. Los rostros de los practicantes no dejan lugar a dudas, muestran lo que sienten, sienten lo que muestran, la honestidad también tiene lugar en este curso. En los momentos difíciles, en los pequeños accidentes, en los bloqueos aparentes, en las indecisiones, ahí aparecen los amigos y amigas, ahí están para ser el punto de apoyo que nos llevan hacia delante y no nos permiten rendirnos. Esto y mucho más ha ofrecido el curso de Güéjar, para todo aquel que lo ha podido percibir.

Y por supuesto todo gracias a vosotros y vosotras, mis compañeros y compañeras, y aquellos que nos han visitado, que ya forman parte de esta, nuestra familia. Por supuesto, un especial agradecimiento a mis alumnos y alumnas por realizar el esfuerzo de asistir al curso y colaborar en su organización.

Luís solo puedo decir: “ Sublime” y Gracias.

1 comentario:

  1. Hola, estoy por aquí de nuevo, viendo actualizaciones. Excelente post, felicitaciones.
    Un gran saludo desde:
    http://artesmarcialesdelmundo-oz.blogspot.com/

    ResponderEliminar